Datos sobre UVC

Eficaz tecnología para la desinfección

Hace más de 100 años que se conoce el efecto destructivo de la luz UVC sobre la actividad microbiana, que prolifera en entornos cerrados y húmedos.

Ya en 1903 Niels Finsen fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina y Fisiología por su contribución al tratamiento de la tuberculosis, en particular, con luz UVC.

La luz UVC es la que presenta la longitud de onda más corta en el espectro de la luz ultravioleta. La corta longitud de onda permite penetrar las paredes de las células, destruyendo el ADN de los microorganismos.

La UVC está presente de modo natural en los rayos solares, pero se absorbe en la atmósfera, por lo que no llega a la superficie terrestre como sucede con los rayos ultravioletas de ondas más largas.

¿Qué es la luz UVC?

La UV está presente de modo natural en los rayos solares. La UVC se absorbe por completo en la atmósfera, por lo que no llega a la superficie terrestre como sucede con los rayos ultravioletas de onda más larga. La UVB se absorbe en gran parte en la capa de ozono. La UVA no se absorbe en la atmósfera, sino que se propaga como otra luz y llega a la superficie terrestre sin ser debilitada. La luz ultravioleta (UV) está formada por una serie de secuencias suaves, en su mayoría invisibles al ojo humano. El espectro UVC es eficaz para la eliminación de bacterias, ya que su corta longitud de onda permite penetrar las paredes de las células de los microorganismos. Dado que la UVC se absorbe en la atmósfera y no llega a la tierra, los microbios no pueden desarrollar un mecanismo de defensa natural contra la luz UVC.

UV-A
«Luz negra» inocua

UV-B
Provoca quemaduras solares

UV-C
Mata eficazmente los microorganismos

Aire limpio y desinfectado con UVC